17 de abril de 2024

Ventanas Rotas - Cuando en Materia de Seguridad Ganas, pero en Realidad Pierdes

La sentencia de la Suprema Corte también subraya la importancia de la independencia y separación de poderes y la existencia de contrapesos institucionales.”
Guillermo-Alberto-Hidalgo-Montes

Esta semana no ha sido la más tersa para el presidente de México en materia de seguridad, la DEA dio a conocer su infiltración al cártel de Sinaloa (la facción de «Los Chapitos» para ser más preciso). El espionaje del Pentágono hacia la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR). Ambos casos indignaron al mandatario (aunque la verdad, secreto, asi que digamos “¡que secreto era!” pues no) Pero lo que se llevó las palmas y derramó el vaso de nuestro presidente fue el revés propinado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a la administración federal encabezada por Andrés Manuel López Obrador donde 8 de 11 magistrados avalaron como inconstitucional la transferencia de la Guardia Nacional a la SEDENA.

Este acontecimiento generó cientos de comentarios de apoyo por lideres de opinión y organismos nacionales e internacionales, incluso el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk publicó en su cuenta de Twitter:  

“Resulta fundamental asegurar el carácter civil de la Guardia Nacional, en consonancia con la Constitución mexicana y los estándares internacionales de derechos humanos. Espero que la decisión de la Corte motive un diálogo amplio que contribuya a mejorar las capacidades de las fuerzas de seguridad civiles y conduzca a una limitación del papel de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública.

Esto es aún más vital dado que la creciente militarización de las fuerzas de seguridad en México, en particular desde 2006, ha provocado un aumento en las denuncias de violaciones de derechos humanos por parte de las Fuerzas Armadas. A lo largo de los años, mi Oficina y otros organismos internacionales de derechos humanos han pedido reiteradamente que la seguridad pública esté en manos de fuerzas de seguridad civiles en México.

Las Fuerzas Armadas sólo deben ser desplegadas en tareas de seguridad temporalmente, en circunstancias excepcionales, subordinadas a las autoridades civiles y siempre bajo la supervisión efectiva de órganos civiles independientes.

La sentencia de la Suprema Corte también subraya la importancia de la independencia y separación de poderes y la existencia de contrapesos institucionales.”

Al día siguiente, miércoles 19 de abril en la mañanera, el presidente mexicano notoriamente molesto sentenciaba:

“Mi postura sobre la resolución de la suprema corte de no permitir que la guardia nacional dependa de la secretaría de la defensa nacional uno 8 ministros de la suprema corte con excepción de 3 actuaron de manera facciosa el día de ayer y no con criterio jurídico sino político hoy defendiendo las antiguas prácticas hoy del régimen autoritario y corrupto caracterizadas por la injusticia el contubernio y la subordinación de las autoridades a la delincuencia organizada y a la delincuencia de cuello blanco es decir para entendernos mejor los ministros de la corte con excepción de 3 (los que el propuso) actúan al estilo del gobierno de Felipe calderón y de su secretario de seguridad Genaro García Luna condenado en Estados Unidos por narcotráfico”

Ahora bien, lo que podría parecer una victoria para el Estado de Derecho no lo es tanto, en primera es porque el mandatario mexicano declaró que le ordenará a la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana Federal, Rosa Isela Rodríguez, que el general en estado de retiro, David Córdoba Campos, se mantenga al mando de la Guardia Nacional y que, en un año, cuando cambie la actual legislatura, y a punto de concluir su mandato lo volverá a intentar la hoy rechazada transferencia. Por lo que nos quedamos con un “si, pero no”. Es decir, sí se anula la transferencia, pero operacionalmente quedaremos igual.

Ya a estas alturas dentro de la sociedad mexicana, cada vez mas observadora, cada vez mas informada resulta frustrante cómo puede mas una necedad que la urgencia de proporcionar seguridad de calidad a todos los mexicanos, se esta dejando morir a las policías locales que son el primer contacto con la ciudadanía. Se esta dejando a lado que el eje central de cualquier cambio de paradigma en seguridad es la educación, pero no solo de los elementos que son los desplegados en campo sino también de los mandos que los supervisan. Si antes teníamos serios problemas con mandos rezagados, hoy en día tenemos mas con mandos militares que no quieren hacer funciones policiales, ya que si entraron a las fuerzas armadas fue por hacer una carrera dentro de estas y no gracias a un golpe de pluma volverse elementos policiales a través de un proyecto llamado Guardia Nacional que se ha ido formando a la estrategia de “prueba y error”

Militares y policías están muriendo todos los días, la ciudadanía ve vulnerados sus derechos de forma constante y la realidad es que, en México puede más un berrinche que el bienestar de la población.

[email protected]

*El Mtro. Guillermo Alberto Hidalgo Montes, es especialista en seguridad pública y privada. Fue Rector de la Universidad Policial de Guerrero, Director de la academia de las Fuerzas de Seguridad del Estado de Puebla, Rector de la Universidad de Policía de la Ciudad de México y Actualmente Director del Instituto de Formación Profesional del estado de Hidalgo.

Esta columna no refleja la opinión de Plural.Mx, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor