22 de febrero de 2024

Memorias de un Criminalista – EL ARTISTA EN LAS CIENCIAS FORENSES

Destacando entre las evidencias, reposaba un cráneo humano sobre los archiveros. Este cráneo, hallado en un lote baldío, estaba siendo analizado para la primera reconstrucción cráneo facial en Baja California.
Alfredo Pérez MX

En los años ochenta, un espacio reducido en Tijuana resguardaba las evidencias recolectadas por detectives. Este rincón, también oficina, albergaba objetos manchados de sangre, cuchillos y artefactos formando un peculiar mosaico.

Destacando entre las evidencias, reposaba un cráneo humano sobre los archiveros. Este cráneo, hallado en un lote baldío, estaba siendo analizado para la primera reconstrucción cráneo facial en Baja California.

Omar Orta Rodríguez, Jefe de Laboratorio de criminalística e Identificación de la Policía, lideró junto a dos colegas la primera etapa de identificación postmortem. Retratos hablados elaborados a lápiz se basaron en descripciones de los reportes de localización, buscando rasgos antropométricos.

En esos años en Tijuana, retratos hablados y reconstrucciones cráneo faciales eran prácticas forenses inéditas. Se presumía que el cráneo pertenecía a una mujer desaparecida según datos preliminares.

Hasta mediados de los noventa, el sistema «La Cara del Mexicano» o «Caramex», diseñado por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y el Instituto de Antropología de la UNAM, introdujo el retrato hablado asistido por computadora en México.

En los ochenta, las investigaciones dependían de la intuición y habilidades artísticas, sin equipos computacionales. El detective Omar Orta creó un retrato hablado que sirvió de base para la reconstrucción facial del cráneo encontrado en Tijuana. La falta de computadoras llevó a representaciones gráficas en blanco y negro, pero aún así, los artistas forenses lograron plasmar la edad avanzada de personas extraviadas.

A pesar de las limitaciones tecnológicas, estas investigaciones obtuvieron excelentes resultados. La reconstrucción facial, fotografías y retratos hablados permitieron identificar y explicar el asesinato de la mujer, asegurando al responsable del crimen.

[email protected]

Alfredo Pérez es Presidente Fundador de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California. Dir Prev. Soc Violencias.

Esta columna no refleja la opinión de Plural.Mx, sino que corresponde al punto de vista y libre expresión del autor