Opiniones

Ojo de Horus – Hoy más que nunca

El

@Mascarita

Si bien es cierto que la Constitución Mexicana prohíbe los juegos de azar y apuestas en el Artículo 1ro. de la ley federal de juegos y sorteos en territorio mexicano siempre y cuando no reúnan los permisos necesarios otorgados por la Secretaría de Gobernación así como Estados y Municipios, hoy más que nunca existe una proliferación de máquinas traga monedas en barrios y poblados muy lejanos de la supervisión del gobierno federal.
En una población no mayor de mil personas con un aproximado de diez abarrotes y micro mercados en dicha comunidad Colimense, nos percatamos que existen un aproximado de 4 máquinas traga monedas instaladas al interior de estos comercios sobre las banquetas o en los patios de algunas casas y en donde en esos lugares ya existen ocho máquinas por 6 patios clandestinos de casas.
Pues bien mis estimados lectores, nos dimos cuenta que en ese pueblo tan pintoresco  muy cerca  con la costa del Pacífico en Colima, existe un aproximado de 88 máquinas traga monedas digitales que se dedican también a entretener a menores de edad sin que alguna autoridad actúe contra los establecimientos y mini casinos clandestinos en donde incluso existe venta de cerveza a menores.
Fuimos testigos de un echo en donde un joven como de 9 años ganó un acomunado de 180 pesos y solo pagó la máquina 88 pesos en monedas de un peso, dos pesos y cinco, reclamándole el menor que le hacía falta el resto del premio y el abarrotero solo se concretó a contestar que él no era responsable de la máquina a pesar de que estaban dentro de su establecimiento amarradas a un poste con cadenas ( por aquello de la inseguridad pues ) acto seguido el menor se hizo acompañar de sus padres en donde reclamaban el pago del premio y no solo eso, el padre de familia con macheteen mano derecha  de aproximadamente medio metro de largo y sin dudar lo puso a prueba en un banco de madera al interior del abarrote exigió dicho pago.
Consultado a personas a fines a este tipo de entretenimiento nos comentan que bajita la mano tiene 15 años jugando acudiendo dos o tres veces por semana en donde invierte de 2000 a 3000 pesos por sentada.
Hoy más que nunca este tipo de delitos se multiplicó a lo largo y ancho del país, en algunos Estados combatiéndolo y otros pues yéndose  por la libre y argumentar que no les corresponde o que están fuera de jurisdicción en lo que los menores son corrompidos e inducidos a vicios y adicciones.
Hoy más que nunca se ve la impunidad con la que se instalan y operan dichos sistemas digitales en juegos de azar sin los permisos que exige la ley.
Hoy más que nunca vemos que es el mismo diseño de máquinas y que al parecer es una sola banda las que las opera en todo el país.